Anuncian medidas para mejorar situación de orden público

El Gobernador de Nariño, Camilo Romero, presidió el primer consejo de seguridad de 2018, donde se oficializó la llegada de refuerzos policiales y militares al departamento. Se trata de la Fuerza de Tarea Conjunta Hércules, integrada por la Fuerza de Despliegue Rápido No. 2, personal de la antigua Fuerza de Tarea Pegaso, la Armada Nacional y fuerzas especiales.

El Mayor General, Luis Fernando Rojas Espinoza, es el comandante de la nueva Fuerza de Tarea Hércules, que tiene como propósito fundamental combatir los diferentes fenómenos de criminalidad en Nariño y mejorar la situación de seguridad en un territorio azotado por el fenómeno del narcotráfico.

A los dos mil hombres que ya se encuentran en territorio nariñense se unen otros dos mil más, con lo que se espera garantizar la seguridad de los nariñenses, especialmente en los 10 municipios de más alta complejidad dada la presencia de cultivos de uso ilícito.

A su turno, el Gobernador de Nariño, Camilo Romero, manifestó su respaldo a la fuerza pública para que pueda cumplir su tarea de la mejor manera, pero dejó claro que Nariño no solo requiere del aumento del pie de fuerza, sino que precisa de la acción integral del Estado en el territorio.

“Me niego a que se vuelva realidad para nuestra tierra una frase que leí: “la paz nos está matando”. Qué difícil es que este departamento que le apostó a la paz tenga que vivir lo que estamos viviendo”, señaló el mandatario.

En el Consejo de Seguridad se analizó la difícil situación de Tumaco que es sin duda alguna una de las más complejas. Pero, además se abordó lo que ocurre en la Cordillera, en el resto de municipios del Pacífico y otros más. Entre otras medidas se garantizará la presencia institucional inmediata, una articulación integral de todas las instituciones y entidades, y se convocará una reunión con todos los alcaldes de Nariño para que brinden información sobre el orden público en sus municipios.

Romero Galeano añadió que “el Estado debe responder de manera integral, no puede ser de otra manera. Aquí hay un problema estructural que es un problema de estado. Lo que está ocurriendo en Nariño no es ni más ni menos que el reto de la institucionalidad de Colombia. La paz no se muestra solo en una solapa a nivel internacional, sino que tiene que ser una realidad y si esta fracasa en Nariño fracasa la paz en Colombia”.

Fuente: Gobernación de Nariño