La evolución del carnaval sandoneño

El carnaval sandoneño, como se lo ha denominado en los últimos años, tiene los elementos básicos del carnaval de negros y blancos de Pasto, especialmente en las celebraciones del 5 y 6 de enero, con el juego con cosmético, talco, harina y carioca, especialmente, y con los desfiles de la familia Castañeda del 4 y del día de blancos el 6 de enero.

En 1965 por iniciativa de varias damas sandoneñas, lideradas por la profesora Emma Cecilia (Omary) Zambrano y con la anuencia de las autoridades locales decidieron incluir el baile de disfraz, una fiesta privada en el Teatro Sandoná, dentro de la programación de los carnavales de negros y blancos, situación que se repitió durante varios años.

El baile de disfraz, que para varios estudiosos de los carnavales, no clasificaría como parte integrante del carnaval local, porque no se trata de una fiesta popular, es el primer ingrediente que se le incluyó a esta celebración, sin embargo no tuvo continuidad en el tiempo quedando en la memoria de una gran cantidad de personas, que la recuerdan con nostalgia, aunque en diferentes épocas se trata de rescatarla. En desarrollo de esta fiesta varios grupos realizaban representaciones de diferentes temáticas en un concurso que premiaba a los mejores.

Los organizadores en la década de los 60s y 70s decidieron que el carnaval debería tener una reina, por lo cual acompañados de las autoridades de turno motivaron a los dirigentes de los nacientes barrios para que seleccionaran sus candidatas y participaran en un evento de la belleza sandoneña, que consistía en la presentación de las candidatas, la elección y el baile de coronación de la soberana, que se realizó durante varios años en sitios, como la Concentración escolar Santo Tomás de Aquino, el edificio de Artesanías de Colombia, el instituto Santo Tomás de Aquino, la plaza de mercado, entre otros.

Con el paso del tiempo en algunos años se ha realizado el reinado y en otros no, en los cuales se ha designado reina del carnaval mediante un decreto del alcalde municipal, como en los últimos años porque los padres de las niñas, quienes podrían ser las candidatas, ya no asumen este compromiso y porque poco a poco han aparecido algunas voces, especialmente de mujeres, que señalan que este evento no debería realizarse porque permite la utilización de las participantes y va en contra de su propia dignidad.

La tradicional celebración de inicio de año tuvo un primer cambio en 1982, cuando los integrantes de la junta organizadora de esa época acogieron la propuesta del profesor Libardo Suárez Andrade y tomaron la decisión de cambiar el nombre de familia Castañeda a familia Guaicosa, para incorporarle un primer elemento de nuestra identidad cultural. De esa junta hicieron parte, entre otros, el profesor Aurelio Rodríguez Benavides y el profesor Jaime Arcos Moncayo (QEPD).

El desfile de la familia Guaicosa tuvo un giro radical cuando los integrantes de la colonia sandoneña residente en Cali decidieron participar en este desfile desde el año 2005 con el fin de aportarle al desarrollo del carnaval bajo la perspectiva de recrear costumbres y hechos relacionados con la identidad de los pobladores de este territorio y a medida que ha pasado el tiempo otras colonias de sandoneños han hecho lo propio y han tomado la decisión de participar en este día.

Así mismo los gestores culturales tradicionales, varias organizaciones sociales, entidades y empresas han representado diferentes situaciones o se han dedicado a realizar homenajes a personajes o familias sandoneñas, o mediante grupos dancísticos se han hecho presentes en este desfile, para algunos el más bonito de todo el carnaval.

Varios padres de familia de niños y niñas inquietos por este tipo de manifestaciones de igual manera han emprendido la tarea de realizar el desfile del carnavalito, como en la ciudad de Pasto, sin embargo este evento debería tener un mayor respaldo de la organización del carnaval sandoneño, porque se puede constituir en una escuela de los futuros artesanos del carnaval.

El 5 de enero ha sido desaprovechado para realizar un desfile con el fin de lograr una mayor participación de la comunidad y durante casi todos los años únicamente se ha programado la entrega de cosméticos y una verbena popular, no obstante el 5 de enero de 2011 se desarrolló un desfile en homenaje a la libertad, teniendo en cuenta que el carnaval de Pasto tuvo su origen en el día de asueto (descanso de un día) que les concedían a los esclavos negros los hacendados del departamento de Antioquia y luego del departamento del Cauca.

El desfile del 6 de enero es el que mayores similitudes tiene con el carnaval de Pasto, empezando por la incorporación de las carrozas, las minicarrozas, que anteriormente desfilaban en los coches de tracción animal, las comparsas y el disfraz individual, porque las murgas, que deberían tenerse en cuenta en todas las celebraciones en una tierra musical como Sandoná, no han tenido la continuidad necesaria.

El remate del carnaval del 7 de enero, surgió en el año de 1996, porque no fue posible la presentación del cantante Rodolfo Aicardi y su Típica RA7 y al año siguiente la administración municipal orientada por la alcaldesa Nubia Pantoja Díaz contrató la orquesta Los Tupamaros de la ciudad de Bogotá y desde esa época las organizaciones del carnaval siempre han programado una verbena con una agrupación musical muy reconocida a nivel nacional o internacional.

El carnaval sandoneño conserva la esencia del carnaval de negros y blancos de Pasto, pero a medida que ha pasado el tiempo le ha incorporado sus propios elementos, la mayoría de ellos relacionados con la cultura local.