Pasto: ausencia de editoriales universitarias nariñenses en Filbo

Desde Nod
Por Alejandro García Gómez.
pakahuay@gmail.com

Entre los “31 libros universitarios más vendidos en la Filbo” (Semana, 5V.2018) busqué por lo menos uno que hubiera sido publicado por una universidad nariñense. No encontré ni uno solo de entre esa la lista en la de este año, brevísimamente reseñados. Podría pensarse que sólo las universidades de nuestras grandes ciudades figurarían entre los comentados. Pero no; no sólo aparecen los de las ciudades grandes. Claro que son los que superan en número al resto, pero los hay de varias ciudades intermedias y de universidades de mediano tamaño. El más vendido es uno publicado por Unimagdalena, de Santa Marta. Como dije, claro está que hay varias editoriales universitarias de Bogotá, Medellín y, en general, de nuestras ciudades más grandes. Pero no hay una sola del Departamento de Nariño ni de Pasto. Ni siquiera de la que uno más podría esperar, de la Universidad de Nariño (Udenar), la decana: creada en 1904.

Me niego a creer que ni Unidenar ni el resto de las universidades del departamento sureño tengan el mismo pensamiento del conspicuo exgobernador Parmenio Cuéllar que con su preclara inteligencia liquidó la Casa de la Cultura de Nariño, con el sensatísimo argumento de que como la cultura no daba entrada$$$, sino sólo salida$$$ al territorio por él gobernado entonces con preclara inteligencia, había que acabarla. Así finiquitó la Casa de la Cultura, cuyo fundador había sido otro samanienguense como él: Édgar Bastidas Urresty. Pero así como el Ave Fénix, la cultura del sur siempre renace. Hoy persiste una magnífica pléyade de nuevas y consagradas personas entregadas a las diferentes modalidades artísticas, culturales y del pensamiento en general.

Es verdad que hacer y vender libros no da casi entrada$$$ y más bien sí $alida$$$, como descubrió el sabio ex gobernador. En su sabiduría quizá pasó por alto otro tipo de bienes que son inmateriales. Los que deparan el pensamiento, el arte y la cultura a los hombres, y que permiten que las sociedades sean cada vez más humanas, más verdaderamente equilibradas y por lo tanto más satisfactorias y estables. La humanidad se divide en dos partes: quienes tarde o temprano logran observar y entender eso y quienes no lo logran jamás. Cuando hay verdadera voluntad y mínimos recursos –como hoy- se puede llegar a grandes logros con creatividad. Veamos.

Por medio de una muy transparente y estatutaria unión, las universidades nariñenses más connotadas regionalmente podrían formar un fondo editorial. Los estatutos de ese fondo serían como el faro a decidir qué tipo de obras se publicarían por año, los montos porcentuales que se dedicarían a las diversas especialidades del pensamiento humano, etc. Sería de esperar que no sólo fueran libros absolutamente académicos, para especialistas, sino que también conlleven un porcentaje para el gran público que busca otro tipo de lectura. Ese fondo podría participar en ferias regionales, nacionales e internacionales y en eventos académicos similares. Una universidad con publicaciones propias refleja un aspecto muy diferente de otra que no tiene ese plus, y esa sería una de las ganancias, también inmaterial, para decepción de quienes piensan como el docto ex gobernador.

Nota sobre la Unidad Dptva Atanasio Girardot.- Queja de quienes, por sus actividades de diversa índole, asisten regularmente a esta unidad: desde comienzos de 2018, más de la mitad de sus baños permanecen cerrados durante todos los días. Curiosamente, se incrementan los cierres cuando hay más personas que van a ella por ser festivo o por eventos deportivos como el fútbol y otros. La necesidad convierte los baños femeninos en unisex. Esto sin contar con las semanas y meses que transcurren con sanitario dañados: orinales tapados con un plástico negro o puertas de inodoros selladas desde adentro. Pero no son casos fortuitos de uno o de dos días o de una o dos semanas o de uno o dos meses. Es todo el año. 15.V.2018


Este es un espacio de opinión destinado a columnistas, blogueros, comunidades y similares. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin por el blog Informativo del Guaico y no reflejan la opinión o posición de este medio digital.